En menos de una semana el término malware ha pasado a formar parte de nuestras vidas. El virus digital que desde el viernes ha desencadenado el mayor cibertataque de la historia no solo ha puesto en solfa a medio mundo infectando los ordenadores, sino que ha alertado sobre lo que nos espera, las nuevas formas de delincuencia y guerra del siglo XXI. Por la red, estos virus corren más rápido que la vieja pólvora. Para la ficción quedarán la guerra con pistolas de Solo ante el peligro, las espadas de El señor de los anillos o los cañones de El día más largo. El presente es digital.

Leer todo el artículo en elpais.com