Yo tengo un sueño: que un día esta nación se pondrá en pie. Porque todos los hombres han sido creados iguales”. Ese fue el sueño de Luther King frente a la marea humana que abarrotaba la Marcha sobre Washington, envolviendo el monumento del gran presidente Lincoln. Un sueño de justicia e igualdad que a ambos les costó la vida…

Leer todo el artículo en elpais.com